El teatro como modelo educativo

El teatro como modelo educativo

Actualmente convivimos con un modelo educativo poco atractivo a los ojos de cualquier alumno o estudiante. En este mundo moderno, dónde todo está en constante cambio, dónde todo gira y gira sin pararse ni una milésima de segundo a meditar o a observar que sucede a su alrededor, el “saber hacer”, la “techné” de los griegos, impone su dominio ante el “saber”, la fascinante “sophía”, que simboliza el vuelo de la lechuza de Minerva. La verdadera educación debe consistir siempre en una educación moral, exigiendo la defensa de unos valores y una posición ante el mundo.

Tal como nos menciona Victoria Camps en Los Valores de la Educación, nos recuerda que nuestra labor como educadores o docentes, no consiste en transmitir conocimientos, sino en formar personas, en integrarlas en una cultura, en una lengua, en unas costumbres, en unas creencias, en unas actitudes, en modos de pensar y de vivir.

¿Por qué es importante el teatro en educación? ; Es esencial formar a los alumnos en artes escénicas porque aportan contenidos que no se encuentran en las asignaturas curriculares. El teatro fomenta la capacidad de expresión, que se sientan parte del grupo y crezcan en autoestima y en valores. Además estimula la imaginación del alumnado, haciéndole recrear paisajes y situaciones ficticias, acercándole al lenguaje del teatro, potencia la capacidad de atención, curiosidad e interés por aquello que desconocen, fomenta la solidaridad entre iguales y los niños aprenden de manera entretenida.

El teatro puede verse también como una terapia para pacientes con discapacidad intelectual, con demencias, con ADHD, con depresión, con TEC, con afasia progresiva primaria, con trastorno bipolar, con síndrome de Asperger o para cualquiera otro tipo de pacientes que se interesen por el apasionante mundo del teatro. Los recursos que se suelen utilizar en estos casos son: la improvisación, los juegos de roles, los monólogos, el teatro de humor, los títeres, las máscaras teatrales, los relatos y las escenas dramáticas. Estas sesiones están combinadas con musicoterapia, terapia ocupacional, kinesiología, psicoterapia y neuropsicología.

Con estas terapias se promueve la autonomía de los pacientes, se mejoran conductas y funcionamientos emocionales, cognitivos y físico-motores, se mejora la capacidad expresiva y creativa potenciando el desarrollo personal del paciente, fomentando nuevas formas de comunicación y favoreciendo sus relaciones interpersonales, se promueven cambios continuos, fortaleciendo el tratamiento integral de los pacientes y mejorando su calidad de vida. Por lo tanto no dejen escapar el amplio abanico de oportunidades o nuevas puertas que pueda abrirles el maravilloso mundo del teatro.

No sean tímidos, no sucede nada por representar diferentes roles: un día de payaso, otro día de hada, otro día de león, otro día de administrativa ejecutiva…, así quieran o no, irán adquiriendo cualidades y actitudes para utilizar en su vida diaria, enfrontándose al día con fuerza, con energía, con ilusión y con mucho carisma.

¡Que sería de nosotros sin echarle a la vida un cóctel de felicidad y una cascada de risas cada día!, serían días tenebrosos y oscuros sin ver la luz del sol, disfruten de la amistad, disfruten de las artes escénicas, de una buena puesta de sol, del entorno, de la naturaleza, del mar , de la luna, de una buena lectura y no se olviden de sonreir nunca.

Sin comentarios

Añadir un comentario

Suscribirse
Suscribirse